Tag Archives: Política

Historias de la guagua (III)

31 Ene

El cuento que voy a hacerles está basado en un hecho real que aconteció a finales de noviembre del año pasado en una parada de guagua de la localidad grancanaria de El Doctoral.

Serían alrededor de las 6 de la mañana, todavía no había amanecido y la poca gente que aún conserva el trabajo empezaba a romper la soledad de las calles manejando sus coches o arrastrando sus cuerpos semidormidos por las aceras.

Yo iba a Las Palmas, sí, la de Gran Canaria. Al Parque de Santa Catalina o al Santa Catalina Park, como dice ahora el ayuntamiento que se llama. Tenía que coger la guagua de Fred Olsen que lleva hasta Agaete para coger el barco para Tenerife. Iba al Parlamento de Canarias.

No había nadie en la parada de la guagua cuando llegué. Tras dos años viviendo en el extranjero, aproveché para recrearme en mis recuerdos y en la agradable temperatura de un día de casi diciembre a esas horas tan tempranas. Por recochineo comprobé en el móvil la temperatura que hacía en la ciudad donde residía entonces, 3 grados. Qué suerte vivir aquí, dije para mis adentros.

Había un hombre al otro lado de la calle, a la altura de la gasolinera. Cruzó y se acercó a la parada. Me dió los buenos días y se sentó. Lo miré de reojo. Al ratito llegó otro pasajero. ¡Coño! A este lo conocía. Cogíamos la guagua juntos cuando yo vivía aquí. La parada estaba en donde empieza Vecindario, en frente del asadero de pollos, que ya no está.

Saqué los auriculares y puse música en el móvil. Empezó a sonar Somewhere I Belong de Linkin’ Park. Entonces llegó ella. Bajita, de piernas finas y tronco redondo. El pelo teñido de un color rojizo evidenciando rasgos de modernidad para una mujer de su edad. Chaquetilla de chándal oscura y el bolso negro, a juego con nada, bien cogido bajo el sobaco. No recuerdo haber oído su nombre, pero la voy a llamar Martina por dos razones: una, porque el santo fue ayer; y otra, porque he buscado el significado de este nombre en Google y le viene al pelo. (http://suhijo.com/2013/04/significado-del-nombre-martina/)

Pues resulta que Martina llegó a la parada de guagua y ya podía tener yo a los Linkin’ Park cantándome en directo, que era imposible no prestar atención a lo que ella decía. Al parecer cogía la guagua todas las mañanas a la misma hora, a excepción de los días que su nuera libra, después verán por qué. Ser fiel a la misma parada y a la misma guagua te obliga a hacer amistad con otros pasajeros, dependiendo de lo reservado que seas, también. Como pude comprobar, Martina tenía una gran facilidad para entablar conversación. Así que saludó a los que allí estaban con una familiaridad pasmosa. La conversación y las preguntas eran del tipo, ¿y qué te dijo el médico? o ¿y ya fuiste a arreglarle la paga a tu madre? o qué bueno estuvo el baile el domingo. Confianza absoluta.

El caso es que precisamente hablando de bailes a uno se le ocurrió juzgar a Martina y acusarla de vivir bien porque no trabaja.

–¿Qué yo no trabajo, mi niño? –Se tiró mano al pecho ofendida–. Pues ahora llego al Carrizá, a casa de mi hijo y levanto a los niños. Los visto. Les doy de desayunar y los llevo al colegio. Mi nuera se tiene que ir a trabajar a las seis de la mañana, que trabaja pa´llá dentro pa´l sur limpiando unos burgalós. Después de llevar a los chiquillos al colegio le recojo la casa a mi nuera y me pongo a preparar el almuerzo sin hacer ruido para no despertar a mi hijo, que llega todos los días a las cinco de la mañana de trabajar en el tasi en Maspalomas. A las once vengo llegando al Dotorá otra vez y, ¿tú te crees que me echo a rascarme er jigo? No, mi niño. Tengo que atender mi casa, a mi marido y al hijo que me queda soltero. Hacer de comer, limpiar, lavar ropa, planchar, hacer la compra. Toiditos los días, menos cuando mi nuera libra. ¿Me vas a decir que eso no es trabajar, mecagoendié?

El hombre se disculpó con la boca chica, sin estar convencido de que lo de Martina es un trabajo aunque no haya jefe, ni contrato, ni sueldo. Solo voluntad de ayudar y sacrificio, mucho sacrificio.

Las palabras de Martina retumbaron en mi cabeza durante el trayecto a Las Palmas. Traté de anotar sus palabras en el cuadernito donde apunto las cosas curiosas porque creo que Martina y todas las Martinas que hay en Canarias se merecen que alguien hable de ellas.

Me bajé del Fred Olsen y me di un paseo por la Avenida Marítima hasta la plaza de España, subí por la calle Castillo hasta Teobaldo Power y entré en el Parlamento. Había dos diputadas hablando con el único ujier que estaba en ese momento en el mostrador. Me puse en cola para coger la acreditación que necesito para entrar en la casa de todos los canarios. A pesar de que sus dos señorías se empeñaban en hablar bajito no pude evitar oír la conversación. Estaban solicitando que un coche oficial las viniera a buscar para llevarlas a un restaurante japonés. El funcionario les contestó que el restaurante estaba bajando la calle a la derecha, a menos de cinco minutos andando.

–Es que está empezando a llover y hay alerta –dijo una de ellas.

Es verdad que había alerta pero el día estaba espléndido en Santa Cruz, de hecho no empezó a llover hasta las siete de la tarde.

En aquel momento Martina apareció a mi lado, echándose mano al pecho, ofendida porque la acusaron de no trabajar.

Anuncios

Papeletas sin gaviota

30 Oct

A pesar de llevar dos años viviendo en Inglaterra mantengo el contacto con la actualidad en España. Leo todos los días los periódicos en versión digital y veo algunos programas de televisión en Internet. Desde la distancia no se ven personas mayores buscando en los contenedores de basura, ni niños estudiando con fotocopias porque no hay para comprar libros, tampoco contadores de luz con los cables cortados por impago, ni las colas en las oficinas del paro. No se ven inmigrantes saltando la valla ni muriendo por no poder pagarse la atención sanitaria. No se ve gente tirándose por el balcón porque vienen a desahuciarles. Sin embargo el sentimiento de indignación y hartazgo traspasa fronteras y mi cabreo con el Gobierno español, el partido que lo sustenta y la oposición, llega al nivel de echar vapor por las orejas.

Me pregunto cómo es que los ciudadanos no han empezado a pegarle fuego a todo. Sí, ya sé que la violencia no lleva a ninguna parte, pero seguro que para muchos sería un desahogo responder a la violencia que el Gobierno, los bancos y los mercados ejercen sobre los ciudadanos dejando el coche de unos cuantos particulares sin ruedas o poniendo pegamento en la cerradura de las mansiones de algunos indeseables. Lo que pasa es que los ciudadanos respetan y practican mejor el ejercicio de la democracia que el propio Gobierno y especialmente mejor que el partido que gobierna, el PP, que para colmo de la hipocresía, es especialista en repartir carnés de demócratas y poner etiquetas de terroristas.

La operación Púnica sigue sumando gotas al vaso del hartazgo de los ciudadanos y miedo a perder el poder a los que se creían imbatibles. Parece que el PP se está dando cuenta de que el nivel de estupidez de la gente no es tan alto como ellos, que son los listos, creían. Han pedido perdón, y creo que es la primera vez que oigo a Mariano Rajoy pedirlo en cuanto a corrupción de su partido se refiere. Creo que antes se dedicaba a enviar mensajes de texto apoyando al sujeto enchironado. Me pregunto si lo hubiera hecho, lo de pedir perdón, si estuviéramos a principios de legislatura y no a siete meses de las elecciones autonómicas y municipales.

Además, en un abrir y cerrar de ojos, han suspendido de militancia a los detenidos en este caso. Sí, muy rápidos han sido si tenemos en cuenta lo remolones que se han hecho en otros casos, como por ejemplo el de las tarjetas black con Rato, que por cierto, estará el hombre dando las gracias al cielo porque la Operación Púnica haya salido a la luz. Ahora lo suyo ha quedado en un segundo plano. También tengo mis dudas de que el PP hubiera dado este paso de estar en 2012 y no a finales de 2014. Y ya puestos a quitar carnés del partido, ¿por qué no lo hacen también a los alcaldes y concejales que estando imputados concurrieron a las elecciones de 2011?

Pero no echemos las campanas al vuelo. Al contrario de lo que puede parecer a primera vista, el PP lo que ha hecho es otra demostración de su soberbia y una nueva mofa a los ciudadanos. Piden perdón con la misma cara de al que le ha salido un hijo descarriado. Las elecciones están cerca y hay que aparentar, al principio, que esto no va con nosotros y ahora que no va a haber quien nos gane a contundencia contra la corrupción. Fotos, titulares y palabras vacías de contenido que quedan en saco roto desde el mismo momento que salen de sus podridas bocas.

Es tal su soberbia y falta de respeto a los ciudadanos que ni a mencionar la palabra corrupción se atreve, por no hablar de los nombres de esas personas por los que la prensa, y en extensión los ciudadanos, se interesan. Por supuesto dimitir es una palabra china sin traducción al español para ellos.

Ustedes, los del PP, siguen escuchando a las gaviotas sin levantar la cabeza para darse cuenta de que ahora son como los pájaros de Hitchcok y esperan ansiosas a que mayo llegue para matarles a picotazos, los picotazos de meter otra papeleta, sin gaviota, en las urnas.