Lira para una mujer con guadaña

6 Mar

No le temo a la muerte

que llegará con sus helados dedos,

quedará el cuerpo inerte,

dejará mi alma ausente

y, poco a poco, seré unos recuerdos.

No le temo a la muerte,

temo que llegue si yo no la espero,

si viene fugazmente,

y me voy de repente

temeré que nadie me eche de menos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: