Historias de la guagua

4 Abr
Esto de ser usuaria del transporte público tiene mucha emoción para una enteradilla como yo. Suceden cosas que a veces te hacen sonreír, que te ponen tensa o que simplemente te entristecen porque te hacen darte cuenta de la realidad de algunas personas que no son tan afortunadas.
En la última semana han pasado dos sucesos con dos mujeres que no querían pagar el billete, mejor voy a decir que no podían pagarlo pero no quisieron reconocerlo. Aún así la actitud de estas dos mujeres dista mucho la una de la otra. La primera era una señora entradita ya en años pero moderna. Pelo teñido de rojo, falda de estilo hippie amarilla a juego con unas zandalias del mismo color y una camiseta de tirantes (no apropiada para su edad) de color verde. Se subió en la parada de los hospitales, intentó meter una tarjeta monedero en la máquina a la que ya no le quedaba ni un cétimo, así se lo hizo saber el chófer que la invitó a que pagara en efectivo, ella dijo que no tenía dinero. "Pues señora, si no tiene dinero yo no la puedo llevar. Baje, por favor". En un tono impertinente y desafiante la señora le dijo que ella no se bajaba de la guagua, y no sólo no se bajó sino que empezó a caminar por el pasillo dispuesta a buscar un asiento. Como se pueden imaginar la bronca fue grande. Ella alegaba que el chófer era un insensible puesto que era una mujer ciega, aunque entró en la guagua sin bastón ni perro lazarillo y encontró el asiento sin ir a tientas. "Ciega no, usted lo que es es una caradura". "Y usted un malcriado y su familia", contestó la mujer. Mal asunto cuando empieza a meterse por medio a los seres queridos de las personas en conflicto. "Yo ya la tengo catada y le advierto una cosa en mi guagua no se sube más". En esto un muchacho que estaba al final se levantó y pagó el dinero del billete de la doña que quería llegar a El Tablero. Pero ésta, empeñada como estaba en ganarle la batalla dialéctica al chófer ni le dio las gracias al muchacho y siguió con sus majaderías hasta llegar a soltar un: usted es un hijo de puta, que menos mal que no escuchó el guagüero porque si no estoy segura de que el belén se armaba del todo.
Sin embargo lo que ocurrió hoy fue distinto. Una jovencita, que no tendría todavía la mayoría de edad, se sube en la parada del barrio de San Cristóbal, mete la tarjeta dinero a la que tampoco le quedaba ni un céntimo, tras una breve charla con el chófer paga un billete hasta no sé donde y se sienta. Al llegar al Cruce de Melenara, el chófer se levanta va hasta ella y le dice que sin billete no puede viajar y que ella había pagado hasta allí, la muchacha no dice ni mú, se baja y se sienta en la parada sin levantar la cabeza. Allí se quedó supongo que esperando a la siguiente guagua y pensando de qué manera poder llegar a su destino. Ella no tuvo tanta suerte, nadie le pagó el viaje, lamento no haber sido lo suficientemente rápida como para decirle al conductor que yo lo pagaba. Estaba claro que no tenía dinero para comprar su billete y me pregunto qué era tan importante como para pasar tanta vergüenza. ¿No sería mejor reconocer desde el principio que no se tiene dinero y apelar a la solidaridad del chófer o de alguno de los viajeros? ¿Tú que opinas?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: