Archivo | octubre, 2007

De banderas y miserias

30 Oct

 

Cita

Mientras escribo este correo no puedo dejar de llorar, a lágrima viva, desconsoladamente. Y no lloro por mi, como hice ayer. Lloro por miles de personas que veo aparecer cada día en los periódicos, como la gente importante, pero estas miles de personas son insignificantes, ignoradas, desconocidas a conciencia para la gran mayoría de este mundo.

Estoy pendiente de que mi jefe intervenga en el Congreso de los Diputados y sigo el Pleno a través de Internet. Mientras tanto he decidido emplear el tiempo en revisar mi correo y limpiarlo de mensajes basura. A veces encuentras cosas simpáticas, otras veces sabes de alguien que hace mucho que no ves y otras, la mayoría, el correo está lleno de mensajes en cadena de esos con maldición incluida si osas romperla.

Pero hoy ha sido diferente, me han enviado un correo titulado Mar Cruel, lo cierto es que lo primero que pensé fue en muertes en el mar, y me acordé de mi abuelo Pedro que decía que el mar tiene un pacto con Dios por el que cada día tiene que cobrarse una vida a cambio de no crecer cada día una uña y acabar por ocupar toda la tierra. No estaba equivocada, era un power point sobre naufragios, pero sobre unos naufragios muy conocidos en estas islas, los de los cayucos. Las miradas de desesperación de esa gente anónima pero más que conocidos en Canarias me revolvieron el alma. Miradas perdidas, miradas de rabia contenida por el fracaso del viaje, miradas cansadas, que padecían frío y tenían hambre…La miseria, el hambre, la desesperación pero también la ilusión y la esperanza estaban en ese power point. Me estaba mirando directamente a los ojos y no pude aguantar la mirada, no pude sostener ni un momento los ojos, sentí mi corazón rasgarse, agaché la cabeza y eché a llorar.

De fondo escuché a una diputada del Partido Popular hablar de una bandera y de símbolos. Inmediatamente me vino a la cabeza ¿cómo podemos estar discutiendo tamaña estupidez mientras esta gente pide a gritos ayuda? ¿Por qué estamos sumidos en debates vanales a los que damos categoría de trascendentales para el futuro de este país?